El latido de un pueblo

Tras la victoria de Pelayo en Covadonga sobre los musulmanes en el año 718, comenzará el proceso de formación histórica de los que las Crónicas denominaron Asturorum Regnum (reino de los astures), que culminaría entre el 910 y el 925. Tras diez años de guerra contra cántabros y astures, los romanos iniciarían una etapa de dominio que concluiría con las invasiones germánicas.

Si hay algo que realmente sorprende y atrae al visitante de estos territorios es la existencia de una rica y singular cultura tradicional. Este patrimonio acumulado durante siglos es el que define nuestro paisaje, profundamente humanizado, que se traduce en la organización del espacio productivo: veigas, prados, brañas… En el mantenimiento de ingenios hidráulicos y oficios tradicionales, y en el poblamiento, definido por un gran número de pequeñas aldeas, donde perviven tipologías arquitectónicas de gran antigüedad.  Casonas y palacios, capillas e iglesias, torres y castillos…Todo esto conforma un patrimonio cultural, natural y humano de  marcado carácter rural y singular atractivo.

Los vaqueiros de alzada

En el transcurso de la Edad Moderna comienza a configurarse un grupo independiente de los poderes eclesiásticos y nobiliarios, que se caracteriza por su especialización ganadera, y por practicar una trashumancia estacional en pos de sus ganados: son los llamados “vaqueiros de alzada”. El territorio del “Camín Real de la Mesa” conserva aun profundas raíces vaqueiras en algunos de sus concejos: La Peral, La Falguera y El Puertu (Somiedo) son pueblos vaqueiros de verano, mientras El Pontigo y Santa Marina (Belmonte) son asentamientos invernales.

Gastronomía

Dice un dicho asturiano que “con fabes y sidrina non fae falta gasolina”. Y es que la gastronomía es una de las partes más relevante de una cultura.

Los productos más característicos de la comarca son los quesos, entre los que destaca el quesyu d´afuega´l pitu, con Denominación de Origen Protegida; el tocinillo de cielo de Grado, las fresas de Candamo, el pan de escanda, la castaña valduna, embutidos tradicionales (chorizo, morcilla, chosco); y platos como el pote de berzas, pote de nabos, pote de castañas, pitu caleya, calderada de cordero o cabrito, platos de caza, y en general todas las recetas relacionadas con la c4aza y las carnes de xata rosa (ternera de raza autóctona de vacuno).

Al acercarnos al mar la gastronomía se enriquece aun más con sus frutos. Pescado y mariscos de primera calidad abastecen las mesas de los mesones y restaurantes de la zona. Su frescura hará que os chupéis los dedos. Garantizado.

Alojamientos

Nuestro objetivo es proveeros de cómodos y notables alojamientos, ya sean pequeñas y coquetas casas rurales como antiguas casonas asturianas con todos los lujos. Entre nuestros colaboradores tenemos opciones para todos los gustos y carteras, pero todos elegidos con exigentes criterios de calidad.